-Tachame la doble-

Relatando otra realidad

jueves, 3 de enero de 2013

Histerias historias

Decidí dejar de hacer las cosas que no podía, así que no dormí.
Leí, miré la luna y encendí un cigarrillo imaginario.
Me tiré en la cama y di mil vueltas.
Prendí el celular confiando que así llegaría el mensaje que no esperaba.
No espero más. Tampoco acciono.
Me dejo doler la panza. Somatizo y esas cosas que suelo hacer.
No te espero más. No quiero que me vengas a buscar.
Sigue el reloj en marcha. Se hace de día quizás.
LLamame.

4 comentarios:

  1. me pone tan feliz volver a econtrar un comentario tuyo en mi blog

    :)

    ResponderEliminar
  2. Hemos venido a traerle sus laureles. Una corona de hojas para su cabeza inquieta. Usted se mueve demasiado como para correr la suerte de Dafne. Afortunadamente.

    Si persiste la lluvia, volveremos con eucaliptos para que haga una infusión y se tome sus vapores.

    Salud.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, ya sabes lo que dicen, el que no espera no desespera...

    Creo.

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar

Hell yeah! :D